Quiero escribir pero me sale espuma: el bloqueo creativo

Quiero escribir, pero me sale espuma: el bloqueo creativo

Tengo que escribir un post, y no sé por dónde empezar. Si mi última entrada fue sobre el síndrome del impostor escritor, hoy es el turno del bloqueo creativo. Y es que, confieso, no tengo nada planificado, no sé qué quiero contar, o lo que es peor: quiero escribir, pero me sale espuma.

Parafraseo el soneto de Vallejo porque justo es así como me siento, frustrada, porque quiero escribir y las palabras no me salen.

Quiero escribir, pero…

Parece que de golpe se me han agotado las ideas; y no solo para escribir novelas, sino también para el mero acto de intentar pergeñar un relato corto o un simple post. Se me ha esfumado de la cabeza la capacidad para crear, y me es imposible obviar que cada vez que me planto frente a una página en blanco me invade la ansiedad. Y también procrastino mucho, claro. 

A ver, algunas ideas tengo. Hay una carpeta guardada en mi ordenador con ideas para al menos tres posibles novelas. Para dos de ellas incluso estoy en fase de documentación; pero lo hago de un modo errático, y me cuesta horrores intentar avanzar. O mejor dicho: no avanzo. Me falta chispa. Sé que no es la manera correcta.

Quiero escribir, pero me sale espuma,

Quiero decir muchísimo y me atollo;

No hay cifra hablada que no sea suma,

No hay pirámide escrita, sin cogollo.

Quiero escribir, pero me siento puma;

Quiero laurearme, pero me encebollo.

No hay toz hablada que no llegue a bruma,

No hay dios ni hijo de dios, sin desarrollo.

INTENSIDAD Y ALTURA, César Vallejo

Es un milagro que ahora esté tecleando estas líneas, aunque sé que solo estoy trazando quejas y lamentos. Pido perdón. En estos días, todo impulso creativo se queda atorado en algún recoveco de mi interior, y ni siquiera una idea pugna un poco por salir. Por lo visto, se han declarado todas en huelga contra mí. Lo repito otra vez: quiero escribir, pero me sale espuma

Así que creo que es evidente que tengo un problema. Y de los gordos, porque el bloqueo creativo es el mayor enemigo de cualquier escritor.

Tengo un problema

El bloqueo creativo

Quizás, aunque no tengo claro por qué ha sucedido, la vida cotidiana me ha hecho perder la motivación. La rutina se ha apoderado de mí, y sin apenas darme cuenta, me he metido dentro de una rueda que no para, y que ahora no sé detener.

En las últimas semanas se me ha pasado por la mente, varias veces, la idea de dejar de escribir entradas en este sitio. Y creéme, resulta muy tentador hacer caso a esa voz interior que te susurra que lo dejes todo. Total, nadie echará de menos un blog menos circulando por la red. 

“Preferiría no hacerlo”

También, a ratos, me tienta la idea de dejar de escribir, del todo, y como Bartleby, el escribiente, singular protagonista del relato de Herman Melville, me digo que preferiría no hacerlo para poder desatenderme sin ningún remordimiento de todo vínculo con la escritura. Después de todo, puede que lo más productivo sea quedarme quieta y no hacer nada

Supongo que tales pensamientos son la manifestación más extrema del desencanto y la desmotivación. Un horror, vaya.

Y pese a todo, quiero escribir. Quizás todo este te parece contradictorio; puede serlo, pero te aseguro que muchos escritores me comprenderán.

Qué causa el bloqueo creativo

Se dice que el bloqueo creativo (encontrarás cientos de sitios donde lo explican) puede producirse por diversas causas, siendo las más comunes la falta de planificación, el exceso de ideas, el afán perfeccionista o la falta de confianza. Voy a añadir el tedio o cansancio, ante una actividad, escribir, que es compleja y terriblemente solitaria. Supongo, o quiero suponer, que es relativamente normal pasar por fases donde nada fluye. 

¿Superar el bloqueo creativo?

bloqueo creativo del escritor

A estas alturas no me cabe duda de que el estrés está haciendo mella en mi creatividad. Y es que, no podemos engañarnos, es muy complicado tratar de ser creativos bajo determinadas circunstancias. Sin duda, una actitud de calma es preceptiva para superar cualquier tipo de bloqueo creativo.

Intuyo que para superar el bloqueo creativo debo tirar de memoria y de mucho recuerdoSobre todo, recordar por qué escribir es apasionante. Ya te conté en mi primer post mis razones para escribir, y la última de ellas tenía suficiente peso para alzarse como mi leitmotiv: escribo porque la vida sola no basta.

Sufro un parón, pero sé que la imaginación, tan escurridiza y traicionera, debe regresar. Y un buen modo de abordar un bloqueo creativo podría ser escribir sobre el problema. Ese problema que está frenando mi escritura y que no me permite avanzar.

Es posible que escribir sobre la parálisis y la frustración que me genera sea un buen punto de partida. La escritura automática puede ayudar; No en vano hay multitud de webs que recomiendan la escritura automática como método para superar una fase de bloqueo creativo, o incluso para generar un hábito de escritura. 

La escritura automática como tabla de salvación

Escribir a lo loco; de lo que sea, y sin pensar. En eso consiste la escritura automática. Usar esta técnica implica dejar que hable por ti tu subconsciente, y no importa que todo lo que escribas ahí carezca de coherencia alguna. Es más, si lo haces bien, eso será lo deseable.

En la escritura automática todo vale, y todo está permitido: puedes sacar toda tu rabia, tus miedos, el cansancio, los odios… todo lo que te atenaza y te quema por dentro puede salir fuera.

Muy prometedor, pero… 

Por supuesto, cuida que nadie más que tú lea lo que has escrito. Y ten siempre muy presente que de una sesión de escritura automática no va a salir nada bueno. O quién sabe, quizás sí. De todos modos la idea no es obtener un texto literario, sino liberar la mente y aliviar presiones, y del peor de los censores, que somos nosotros mismos, los que queremos escribir.

Con suerte, fruto de una escritura sin autocensura, podrían aflorar nuevos registros que enriquezcan el estilo propio. Nunca va a salir algo definitivo de ese texto, pero sí puede haber ideas interesantes que puedan utilizarse con posterioridad, o por qué no, encontrar ahí el germen de una buena narración.

Para terminar…

Espero que esta mala racha pase. Y creo que así será. Mientras no escribo como quisiera procuro leer más y dedicarme a otras actividades que me hacen sentir bien. Quiero escribir, pero me sale espuma. Aunque después de todo, creo que este post, que no sabía que iba a escribir, me ha ayudado: he robado a la frustración de la página vacía unos cientos de palabras y su fantasma se ha alejado. Por ahora.

¿De qué otras maneras crees tú que se puede superar un bloqueo creativo? Si lo sabes, cuéntamelo. Te leo.

Imagen Portada de Claudia24 en Pixabay; Imágenes post: 1  Here and now, unfortunately, ends my journey on Pixabay en Pixaba; 2 Imagen de Steve Johnson en Pixabay  

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

INFORMACIÓN SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS

Responsable: Carmen Navas Sánchez
Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
Legitimación: Tu consentimiento
Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido
Contacto: contacto@carmennavassanchez.com
Información adicional: Más información en Política de Privacidad

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Scroll to top