Imagen post Mujeres que quieren la luna y se la bajan solas: más allá del humor

Mujeres que quieren la luna y se la bajan solas: más allá del humor

En diciembre del año pasado, Pilar Fernández Malagamba y yo publicamos en Amazon nuestro proyecto más gamberro, Mujeres que quieren la luna y se la bajan solas, un libro de relatos humorísticos que nos tuvieron muy ocupadas en los meses anteriores.

Pero, ¿sabes?

Nuestras Mujeres que quieren la luna y se la bajan solas no son solo pedacitos de la vida diaria vistos con una dosis de humor, sino mucho más.

En la contraportada de la obra definimos este libro como un divertido ejercicio de liberación contra el tedio y las miserias de la vida, y creo que no nos equivocamos.

Es cierto, y no nos cansamos de repetirlo: nuestro principal fin con este libro es el de hacerte pasar un buen rato, para que tengas muy presente que con la lectura también se ríe.

A veces incluso mucho

Y no me negarás que eso es algo muy, muy saludable.

Relatos más allá del humor

Imagen Post Mujeres que quieren la luna y se la bajan solas: más allá del humor

Cuando te digo que los relatos incluidos en Mujeres que quieren la luna y se la bajan solas van más allá del humor, me refiero a que, en ellos, planteamos situaciones cotidianas del día a día; cosas que nos podrían pasar a cualquiera, y que si somos capaces de enfocar con chispa siempre serán más llevaderas.

Así que desde aquí me atrevo a decirte que Mujeres que quieren la luna y se la bajan solas es un libro que te invita a ponerte las gafas del optimismo para que las vicisitudes de la vida sean más livianas.

Hasta el momento, la mayoría de nuestros lectores han destacado el factor divertido y ameno de estos relatos, pero algunos han ido más allá, encontrando incluso un punto de ternura en la cotidianidad de cada uno de ellos.

«Los sentí frescos, tiernos».

Así nos lo contaba Ana María Gernhardt, desde Argentina, en su opinión al finalizar la lectura:

«Anoche terminé de leer este libro de relatos maravillosos. Me reí muchísimo, enlace de letras deliciosas donde a través de ellos vi que lo simple de la vida es fantástico.

Relatos de nueve amigas que cuentan momentos sencillos de sus vidas, y donde uno puede apreciar que son iguales a los que uno vive o ha vivido.

Y sí, te ríes, y dices «es así, tal cual», y donde observas que ante un hecho simple como es tomar un colectivo para ir a trabajar (cediste tu auto a tu marido), observas un montón de cosas que pasan, simples pero lindas, que hacen al común de la gente y uno se lo pierde.

Así son los relatos, unos más graciosos que otros, pero los sentí frescos, tiernos«.

«Nos hacen ver cómo todas podemos comernos el mundo a bocados».

Imagen post Mujeres que quieren la luna y se la bajan solas: más allá del humor

Por su parte, Cintia del Campo (@Culturizaarte en Instagram) escribía en su cuenta lo siguiente:

«A través de nueve relatos, todos ellos con protagonistas cuarentañeras, nos hacen ver cómo, independientemente de la edad, todas podemos comernos el mundo a bocados.

Así, en cada uno, nos cuentan la historia de varias mujeres, con un toque de humor, de las cuales os digo un poquito de cada uno a continuación, para ir abriendo boca.

1. Las chicas del coro: un mix de catolicismo y juguetes eróticos.

2. Reunión de vecinos: Irina cambia su noche de relax, para ella solita, por una reunión de vecinos la mar de divertida.

3. Vestida de novia: una novia, que no se va a casar, en una tienda de vestidos para novias, con su séquito de amigas.

4. Ponte en forma: una primera vez en el gimnasio, con una clase de spinning como compañera, y unas agujetas infernales al día siguiente.

5. Los niños están bien: una historia de amor gracias a una plaga de piojos. Así, tal cual.

6. Tarde de playa: dos amigas, con sus hijos, y la casa a cuestas.

7. El bus: un viaje en autobús, después de veinte años, la mar de divertido.

8. Ni un pelo de tonta: una depilación láser de cuerpo completo a la loca de las cuchillas.

9. Trabajo a turnos: una limpiadora de quirófanos, entre sangre, fluidos varios y penes.

En conclusión:

Una lectura muy fresca, entretenida, con vocabulario sencillo, sin párrafos sobrantes, y con unas ganas de comerte el mundo y sonreír, que estoy segura no dejarán indiferente a nadie que lo lea. Muy, pero que muy divertidos todos los relatos».

Así que ya ves, espero que se hayan avivado tus ganas de leer un libro (lo tienes AQUÍ) de relatos amenos (e incluso alocados) que conforman una lectura ligera e ideal para afrontar los rigores del calor veraniego.

No obstante, si lo que te apetece es sumergirte de lleno en una historia de intriga, y en la que nada es lo que parece, también puedes optar por leer mi última novela recién publicada, Donde los ángeles lloran, que ya puedes encontrar AQUÍ, o cualquiera de mis libros anteriores, con los que también disfrutarás.

¡Hasta otra!

Imágenes: 1 de javier alamo en Pixabay; 2 de CandiceP en Pixabay 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

INFORMACIÓN SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS

Responsable: Carmen Navas Sánchez
Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
Legitimación: Tu consentimiento
Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido
Contacto: contacto@carmennavassanchez.com
Información adicional: Más información en Política de Privacidad

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Copyright © 2020 Carmen Navas SánchezPolítica de privacidadTheme by Puro
Scroll to top